¿Quien no se ha deleitado con un delicioso dulce, o con una espectacular torta de cumpleaños? De seguro si te has deleitado, pero quizás no sabes cómo surgió ese divino arte de la repostería, y este no es más que la destreza que se tiene para realizar diversos tipos de postres o pasteles. Es una especie de gastronomía en donde la decoración, preparación y presentación de dichos platos se encuentra enlazada a la realización de platos dulces como pasteles, budines, tartas, galletas, entre otros.  

Recetas modernas de viejo corazón

En la actualidad son muchas las recetas que han sido adaptadas de antiguas recetas de orígenes diversos, que se han ido ajustando a variados lugares o distintos gustos pues las artes culinarias se basan en eso, en mejorar los ingredientes y las técnicas.

Existen escritos que nos relatan la forma en que la dulceria ha llegado de manera paulatina a nuestros días, en formas diversas pero que en sí encierran secretos como lo hace el cultivo de semillas de marihuana. Hay un escrito que data del siglo XIV que nos da una idea de las recetas de aquellos días, que en líneas generales no se relaciona con el nombre que tienen o sus ingredientes.

Una persona con alma de repostero podría hacer maravillas basándose en los detalles de las recetas originales y cambiar todo el sabor, y con ello la imagen de cualquiera de las delicias que decida realizar para brindarle al paladar de las personas. Los dulces de cascara de sandia, la cuajada de bizcochos, los mostachones, el bienmesabe, las tortas de aceite, son solo algunas de las recetas que nos suenan familiares pero que su origen es antaño.

A continuación te mostraremos algunas recetas básicas con las que puedes tener una idea de lo sencillo y delicioso que podrían quedar tus preparaciones luego de haber leído esta reseña.

Aquafaba o merengue de clara de huevos

Todas las recetas tienen una base para ser preparadas, y de allí pueden deslindarse otras. Por ejemplo, al trabajar con harina, se estila que debe amasarse para que las propiedades del gluten emerjan y le brinden elasticidad al pan por ejemplo. Pero también se pueden emplear polvo de hornear, levadura o bicarbonato para alcanzar estos mismos efectos y continuar con la tradición de esos pasteles sumamente esponjosos.

Para realizar este tipo de preparación se debe emplear harina, azúcar, mantequilla, huevos, levadura, crema, vainilla, leche y chocolate. También se pueden usar frutas troceadas para decorar o quizás alguna crema decorativa. Otra receta tradicional son los pasteles conformados por capas de bizcochos delgados dispuestos en capas y entre ellas crema o frutas con la que al final también los cubren junto a otra decoración. Para servir, se corta como una tarta normal como si fuese un solo bizcocho.

Estas capas pueden hacerse por separado, o bien ser rebanadas una vez que el bizcocho está listo. En el caso de tortas para bodas que son elaboradas con más de un piso se deben hacer con diámetros distintos para que su apariencia se mantenga en escalones ya que se comen por separado.