En el mundo del bienestar, donde lo normal son los tazones de batido y las posturas de tocados perfectos para una imagen perfecta, llevar un estilo de vida más saludable puede resultar algo intimidante. Con la esperanza de mejorar nuestra dieta, podemos creer fácilmente que es “todo o nada”, juzgando con dureza nuestros hábitos alimenticios o regañándonos a nosotros mismos por ceder a esa dona. Pero pregúntate esto: ¿estás realmente involucrado en una alimentación saludable si se acompaña de autoestima y culpa? ¿Los alimentos nutritivos realmente te nutren si no te traen alegría?

La mayoría de nosotros somos conscientes de que los nutrientes de nuestros alimentos son los procesos biológicos necesarios para sobrevivir y que comer bien promueve resultados positivos para la salud. Pero afirmar que nuestras elecciones de alimentos provienen simplemente de querer mantenernos vivos apenas roza la superficie de por qué elegimos comer lo que comemos. Hay quienes han pensado en hacerse hechizo de magia blanca para el amor por comer saludable. También debemos profundizar en los elementos subyacentes que pueden afectar nuestros comportamientos alimentarios y nuestras creencias sobre los alimentos.

Si bien gran parte de la discusión sobre alimentación saludable se centra en la nutrición, también debemos reconocer que otros factores, como nuestro estado de ánimo, qué alimentos tenemos disponibles, nuestras preferencias de gusto o incluso nuestras situaciones sociales pueden influir en nuestras elecciones de alimentos. Ya sea que sea un medio para unir a las personas o un elemento central para conectarnos con nuestra cultura, la comida está incrustada en nuestra identidad.

Debemos hacer la paz con la comida en lugar de temerla. Necesitamos reconocer que la comida no solo es combustible, sino que es un medio para alimentar el alma. Tener una relación positiva con los alimentos nos permite elegir alimentos más saludables. Nos libera del enredo de las privaciones y reconoce que comer es un acto de autocuidado tanto para el cuerpo como para la mente. Se trata de apreciar la comida como fuente de alimento y placer. Para comer de manera más saludable, debemos aprovechar una conexión con alimentos que sean más profundos que algo que “nos ayude a superar el día”.

A continuación le indicamos cómo reformular la definición de alimentación saludable y cultivar una relación positiva con los alimentos:

Toque en su comida interna

Si usted es un cocinero principiante o un experto en comida, creo firmemente que la alimentación saludable comienza en la cocina. Desde repasar los libros de cocina para inspirarte en una receta hasta comprar menta fresca para tu ensalada, aprende a apreciar el olor de las verduras que chisporrotean al saltearlas. Fomente una conexión más profunda con la comida estando en contacto con ella en cada paso del camino.

Amplíe sus horizontes alimentarios

La comida puede ser la puerta de entrada a un poco más de aventura en tu vida. Canaliza tu pasión por los viajes y aprende sobre comidas de diferentes culturas. Experimente con una nueva receta o elija un ingrediente que nunca haya probado. Pruebe una nueva herramienta de cocina y vea qué puede hacer con ella. Obtenga más información sobre las fuentes de sus alimentos y deje que informen sus elecciones de alimentos.